Las feministas jóvenes organizadas están sacando el aborto “del clóset”

Florencia Pagola

25 Noviembre 2018

Cada vez más, el aborto está en boca de todes. En la de quienes lo practican y quienes no, en la de médicos y periodistas, en la de feministas y antiderechos. Con las jornadas del 13J y 8A en Argentina, la marea verde comenzó a expandirse por el continente. Pero quienes están poniendo el cuerpo para asegurar más abortos cuidados, son las jóvenes feministas organizadas. Desde Perú, Chile, Argentina y Uruguay, cuentan en este reportaje cómo acompañan la decisión de abortar en sus países.

Instituto Guttmacher. La región se divide en unos pocos países que lo han legalizado (Cuba, Uruguay, Puerto Rico y la Ciudad de México), y otro tanto que tienen totalmente penalizada la práctica (El Salvador, Honduras, Nicaragua, República Dominicana, Haití y Suriname).

el 97% de las mujeres de América Latina y el Caribe viven en países con leyes de aborto restrictivas; y el 60% de los abortos en esta región son inseguros. También lidera a nivel mundial con la tasa de embarazos no planeados.

La tarea es inmensa

Socorristas en Red de Argentina, Serena Morena de Perú, Con Amigas y en la Casa de Chile, Las Parceras de Colombia, Ecuménicas por el Derecho a Decidir de Honduras, 28 Lunas de República Dominicana, Las Comadres de Ecuador, Mujeres en el Horno de Uruguay.

“las 17” mujeres (para abril de 2018 ya eran 24) que pasaron por el mismo tipo de criminalización en ese país. O el de miles de mujeres expuestas a la violencia del mercado irregular, las clínicas clandestinas y el rechazo de su familia.

Con las Amigas y en la Casa acompaña abortos y brinda información en casi todas las regiones del país. También brinda información para que las mujeres no sean estafadas en el mercado irregular, y sostienen que ninguna mujer debería dejar de abortar por no tener el dinero suficiente.

Socorro Rosa (hace parte de Socorristas en Red a nivel nacional), tiene 11 integrantes, en su mayoría jóvenes lesbianas. Su “principal arma es el amor hacia las mujeres y entre mujeres”, ellas abortan “en manada y hermadas”. Malena, una de sus integrantes, dice que “en Tucumán la mujer que quiere abortar lo hace y es un secreto a voces”. El tema es si ese aborto es seguro o no. Otras barreras en la provincia son la ausencia de educación sexual integral, el nulo acceso a métodos de anticoncepción en hospitales públicos, y el discurso religioso solapado en las instituciones educativas.

Serena Morena cuentan que, si bien la medicación se consigue en las farmacias con receta médica, el mercado clandestino tiene mucho peso. “En las clínicas clandestinas hubo casos de perforaciones de útero, violaciones a mujeres, cualquier cosa. Hay un montón de ginecólgos y especialistas que son una vergüenza, que lucran con la desinformación de las mujeres”. El juego de la doble moral es permanente, las mujeres no pueden denunciar lo que les pasó porque para la ley, también ellas cometieron un delito.

Mujeres en el Horno, gestiona una línea telefónica desde el 2014 para brindar información y acompañamiento.

¿Qué es el acompañamiento feminista?

un aborto CUIDADO y seguro. Como dice el lema de Con las Amigas y en la Casa: “una mujer que quiere abortar y se contacta con nosotras, aborta”. Es escuchar con respeto, empatía y sin juzgar; brindando seguridad para diluir la presión y la angustia que genera la clandestinidad, y politizar el peso de la culpa que recae sobre las mujeres socialmente frente a las decisiones autónomas sobre sus cuerpos. Es permitir una comunicación fluida, escuchar la voz de las mujeres, preguntar cómo se sienten. Es tomar una decisión personal entre todas, haciendo de lo individual una apuesta política colectiva.

Serena Morena.

Serena Morena prefiere las reuniones en el espacio público para “sacar el aborto de lo privado”; Con las Amigas y en la Casa hace acompañamiento telefónico si la mujer se encuentra lejos o le paga los pasajes si tiene que trasladarse; Socorro Rosa Tucumán genera los encuentros en talleres fijos por semana donde las mujeres que abortan se conocen; Mujeres en el Horno acompaña al teléfono a la mujer que está abortando en su casa, por más que la ley uruguaya la ampare y haya visitado un médico.

Con estas acciones directas las feministas organizadas están sacando el aborto “del closet”, desestigmatizándolo, humanizándolo y dando lugar a que más mujeres cuenten su experiencia. Están interpelando la hegemonía médica y cuidando la vida y la salud de quienes abortan. Ayudando a que no se eleve la mortalidad materna en sus países, y popularizando el uso de métodos seguros con medicamentos, cuyo uso está científicamente comprobado.

Socorristas en Red, cada año, menos mujeres acompañadas por la red asisten a guardias hospitalarias, “creemos que es porque aprendimos a calmar ansiedades por signos de alarma que no siempre son tales”. Porque un aborto que no genera complicaciones físicas, pero sí emocionales, no es un aborto seguro.

Virgen María 2.0

las estrategias de cuidado colectivo son tan diversas como las colectivas. “Nosotras decidimos no contestar, porque cuando un tipo dice algo en Facebook le caen 120 mujeres encima. Nos defendemos entre todas. Cuantas más seamos y más visibles, estamos más seguras”, relatan las integrantes de Con las Amigas y en la Casa.

Socorro Rosa tiene otro cuento. El 8 de marzo de 2017 hicieron una performance simbólica durante la marcha y el paro general de mujeres. La “Virgen María” abortaba al “patriarcado y sus instituciones misóginas, el matrimonio, la maternidad y la heterosexualidad obligatorias”, dijo Malena. Todo pasó en las calles de Tucumán, una provincia pequeña que se declaró “provida” a través de una “legislatura provincial y principista” en agosto de 2018.

Con las amigas... creó el proyecto OLA: Observadoras de la Ley de Aborto, para conocer qué centros de salud son garantes del derecho y cuáles no, y cuántas mujeres no han podido acceder a las tres causales aprobadas por ley.

Acción Urgente

[email protected]


Únete a la comunidad del FAU-AL